Pablo Aguado desempolva a Manolo Vázquez

En el ecuador del cartel sevillano, primera de ciclo continuado y tercera de abono, sucedió lo más destacado de la tarde. Si bien, para apreciar tales detalles, en su adecuado contexto histórico-técnico, se requieren conocimientos previos, la sevillanía de Pablo Aguado (cortó oreja al sexto de la tarde), con esta tanda de frente y a pies juntos, desempolvó un eslabón casi originario de la dinastía Vázquez: Manolo, hermano menor de Pepe Luis, cuya reaparición en los ochenta, junto a Antoñete, trajo, de vuelta, maneras estéticas enterradas y vilipendiadas por la heterodoxia cordobesista.

Comentarios

  1. Creo que Pablo Aguado es uno de los toreros más interesantes del escalafón. Tiene arte y valor. Si le dan oportunidades, que lo dudo, Sevilla podría tener otro torero. Enhorabuena por el blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lorenzo. Muchas gracias. Me alegro que el blog aporte contenido apreciable por el aficionado.

      En cuanto a Pablo Aguado, tal vez suene descabellado, pero lo veo sucediendo a Morante de la Puebla en el trono del toreo sevillano. Ningún torero se calca, pero, por similitud de formas y torería, posee todas las papeletas. Ojalá acompañe la fortuna.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Qué aportaron Gallito y Belmonte al toreo?

La inmortalidad del clasicismo

El carro de Aguado